324256

Los 19 días de angustia por el secuestro de los tres periodistas ecuatorianos

América - Abril 13 de 2018, 2:21 pm

En los álbumes fotográficos de los tres periodistas ecuatorianos asesinados, se nota la alegría con la que asumieron cada reportaje.

Efraín Segarra, el conductor del equipo periodístico, compartió retratos de cada sitio en donde detuvo su camioneta y en momentos espontáneos como cuando se puso al nivel de una tortuga atrapada en medio de la carretera. Lea también: ¿Quiénes eran los periodistas ecuatorianos asesinados por disidencias de las Farc?

Paúl Rivas, en cambio poco se fotografiaba, pero sus colegas si lo sorprendieron en un par de buenos momentos, como cuando rompió una fila militar para conseguir un buen encuadre.

 

Javier Ortega, también lucía satisfecho de contar historias para su periódico.

Pero esos retratos se desvanecieron el pasado 26 de abril en la provincia de Mataje en el norte de Ecuador. El equipo salió en búsqueda de un reportaje sobre la situación de orden público en esa zona del país, pero horas después, ellos eran la noticia.

El lunes 26 de marzo la prensa ecuatoriana ya alertaba sobre un posible secuestro. Frente al Palacio presidencial reporteros y directores de medios de comunicación, todavía sin saber quiénes eran los compañeros desaparecidos, se plantaron para enviar un mensaje que se repitió por todo el mundo: #NosFaltan3.

 

Pasaron cuatro vigilias hasta que se publicaron las tres identidades de los miembros del equipo. La libertad de los comunicadores se convirtió en una causa común. El movimiento #NosFaltan3 generó repudio y solidaridad y en respuesta el grupo secuestrador entregó un video en el que aparecían los tres encadenados, más que una prueba de vida, el mensaje era la exigencia para la liberación. Le puede interesar: En prueba de supervivencia, ecuatorianos se ven encadenados como antiguos secuestrados de las Farc.

La imagen de los secuestrados estremeció al mundo, alias ‘Guacho’, disidente de las Farc, mostró a los secuestrados amarrados con cadenas y candados asegurados a la garganta, ellos tratando de no perder la fuerza aprovecharon esos escasos segundos para hablar de esperanza y de lo único que querían: volver con sus familias.

Los ocho días siguientes fueron de incertidumbre total, no hubo más pruebas, pero el grito de #NosFaltan3 siguió retumbando en todas partes. Hasta que el miércoles 11 de abril circuló una información firmada por el frente Oliver Sinistierra, dirigido por alias ‘Guacho’. En un comunicado de tres párrafos advertían que, a Javier, Paul y Efraín, habían sido asesinados en medio de operaciones militares que buscaban su rescate.

El día siguiente, jueves 12 de abril, el presidente ecuatoriano se dirigió a Lima para participar en la Cumbre de las Américas, familiares de los tres secuestrados tomaron el mismo camino con el propósito de encontrar apoyo en los líderes de la región que asisten al evento. Pero no alcanzaron a amanecer en Lima. Varias fotografías enviadas a NoticiasRCN y puestas de inmediato en conocimiento de organizaciones de prensa y de los gobiernos colombianos y ecuatorianos, obligaron a los familiares y al presidente Lenin a regresar a Quito.

Mientras frente a la sede de Gobierno ecuatoriano quedaba claro que nadie se cansa de pedir por los tres periodistas y entre los reporteros listos para la rueda de prensa en el Ministerio de Defensa ecuatoriano quedaba claro que ahí hacían falta tres.

El eco del clamor se mantuvo hasta las 12 del día del viernes 13 de abril, hora en la que se venció el plazo impuesto por el presidente Lenín y se confirmó el asesinato de los periodistas.

NoticiasRCN.com

periodistas secuestrados Ecuador periodistas secuestro periodistas ecuatorianos secuestrados periodista alias guacho disidencias Farc esmeraldas periodistas asesinados los mató las farc muertos periodistas periodistas de ecuador Paul Rivas Javier Ortega y Efraín Segarra periodistas farc