274790

Dilma Roussef y Michel Temer, enemigos íntimos

América - Mayo 12 de 2016, 12:24 pm
Foto: EFE

El Mandatario interino deberá enfrentar un gobierno deslegitimado, pero se le reconoce como un ajedrecista del poder.

Amigos y rivales, esa es la definición de la relación entre la presidenta saliente Dilma Roussef y su hasta hoy vicepresidente y ahora mandatario interino Michel Temer.
 
Dilma, una ex guerrillera izquierdista de 68 años, llegó al poder con 54 millones de votos en el 2011. Temer un discreto abogado de 75 años, muy hábil para las relaciones públicas,  llega sin el aval de las urnas y con un bajo apoyo popular, entre el 1 y 2  por ciento,  según sondeos realizados recientemente en el país.    
 
Temer quien lidera desde hace 15 años el partido del movimiento democrático brasileño, la mayor fuerza política del país, estaría 6 meses en el poder, sin embargo, su mandato podría extenderse hasta el 31 de diciembre de 2018, si Rouseff es destituida definitivamente por el Senado.
 
Temer pasó de ser el mayor escolta político de Dilma desde su primera elección presidencial a ser su peor enemigo. Rouseff lo ha tildado muchas veces de haber orquestado todo en su contra, para lograr lo que ella ha llamado un golpe de Estado.
 
Y los hechos al parecer confirmarían  lo que la expresidenta decía, pues las relaciones entre ambos se rompieron desde el año pasado cuando el vicepresidente anunció su intención de asumir el gobierno en caso de que Dilma saliera y empezó a buscar apoyo en los otros partidos políticos. La jugada definitivamente la hizo esta semana cuando aprobó el impeachment en contra de la mandataria.
 
Michel Temer ocupará el sillón presidencial en Brasil. Aunque respaldado por los mercados, el nuevo presidente interino enfrenta una ola de problemas, casi los mismos que condujeron a la agonía del gobierno del PT y la traumática destitución de Dilma Rousseff.
 
Llega sin el aval que dan las urnas y con un bajísimo apoyo popular: apenas entre 1% y 2% de los brasileños votarían por él para presidente, según un sondeo reciente.
 
Su gestión, coinciden hasta sus más cercanos aliados, debe ser certera desde el mismo día que llegue al tercer piso del Palacio de Planalto.
 
- Política -
 
Considerado un hábil tejedor de relaciones políticas, Temer, es al mismo tiempo una pieza permanente del ajedrez del poder brasileño y una figura relativamente desconocida para el gran público.
 
Este abogado de 75 años ocupará la presidencia de Brasil durante los 180 días que Rousseff estará como máximo suspendida de su cargo, mientras espera la sentencia final del Senado. Pero podría quedarse hasta el 31 de diciembre de 2018 si Rousseff es destituida definitivamente.
 
Bombardeado de acusaciones de golpista por parte de Rousseff, Temer no podrá apoyarse ni en el carisma ni en la retórica habitual de los líderes fuertes de Latinoamérica, que no forman parte de su andamiaje personal.
 
"Es discreto, menos conocido que Rousseff, pero va a heredar buena parte de la insatisfacción que hay con la política tradicional que él representa. No le va a ser fácil presentarse como un hombre nuevo sin relación con los que cayeron", dijo Thiago Bottino, analista de la Fundación Getulio Vargas.
 
Sus asesores proyectan un gobierno bien articulado con el Congreso y de perfil tecnócrata.
 
Para Lincoln Secco, historiador de la Universidad de Sao Paulo, tendrá una dificultad adicional e inédita: Rousseff.
 
"Vamos a tener de cinco a seis meses a la presidenta, pero sin ejercer su cargo. Temer tendrá la sombra de la presidenta como una presión para que su gobierno tenga resultados rápidos", dijo el académico, para quien la falta de legitimidad que dan las urnas podría entorpecer su tarea (Rousseff cayó tras ser votada por más de 54 millones de personas).
 
- Social -
 
Casado con una mujer que tiene menos de la mitad de su edad y autor de un libro de poesía vapuleado por la crítica, Temer representa el poder establecido del gran país de Sudamérica.
 
En contraste, el PT levantó banderas de derechos laborales, programas sociales y una robusta agenda de nuevos derechos, que incluyó la reivindicación de la libre elección sexual, una definición amplia de familia y permitió la adopción a parejas homosexuales.
 
"El asunto más complejo que tiene la perspectiva del nuevo gobierno es el posible retroceso de los derechos adquiridos", dijo Debora Messenberg, especialista en sociología política de la Universidad de Brasilia.
 
"Hay un gran recelo de que una serie de avances de los últimos años de los gobiernos del PT, avances sociales, derechos laborales, vayan a retroceder" en un nuevo escenario donde los políticos evangélicos tendrán un importante lugar, añadió.
 
Y la crisis política ha dejado a la sociedad brasileña muy dividida.
 
"Los movimientos sociales van a ir a las calles. Temer no va a tener una vida fácil", añadió.
 
- Economía -
 
Tal vez la mayor esperanza del "gobierno Temer" y uno de los capítulos más espinosos de Brasil en 2016: pasar de un modelo de mayor intervención en la economía a uno de sesgo liberal.
 
El país tendrá que moverse rápido para minimizar el daño en momentos en que se encamina a su primer bienio recesivo desde la década de 1930 y a su mayor pérdida de riqueza en un siglo. Con el desplome del 3,8% del PIB en 2015 y las perspectivas de repetir ese rojo este año y de crecer cero en 2017, la estructura macroeconómica del gigante sudamericano cruje después de un largo ciclo de aletargamiento.
 
El desempleo saltó al 10,9% en la medición trimestral a marzo, la inflación marcó 9,28% en abril y el déficit fiscal primario fue de 2,28 puntos del PIB en la última medición a 12 meses.
 
Con un horizonte de deuda complejo, los mercados tienen muchas expectativas con el plan liberal que dejó entrever Temer en su programa "Un puente para el futuro", que tiene un paquete de medidas de shock para sacar a Brasil de la recesión.
 
- Corrupción -
 
La corrupción en Petrobras, una gigantesca confabulación de empresarios y políticos que desvió miles de millones de dólares de la empresa estatal, golpeó de lleno al partido que preside, el centrista PMBD. Pero el lodo del "Petrolao" no lo tocó, aunque su nombre fue mencionado en algunas de las declaraciones hechas a la Justicia por delincuentes confesos que buscan una reducción de sus condenas.
 
La investigación se volvió la principal bandera de los movimientos que dieron sustento al impeachment y que no son precisamente admiradores de las viejas prácticas políticas ni de los jerarcas del PMDB.
 
"El problema de la corrupción no va a acabar. Y tengo dudas sobre lo que ocurrirá con la Operación Lava Jato (lavadero de autos, como fue bautizada la causa). Podría ser estrangulada. Espero que no, pero ese riesgo existe", señaló Bottino
 
Resumen de agencias
Dilma Roussef Michel Brasil