124321

Costa Rica elige al sucesor de Laura Chinchilla

América - Febrero 2 de 2014, 2:34 pm
Costa Rica elige nuevo mandatario. Foto: Noticias RCN

Más de tres millones de votantes están habilitados para participar en las elecciones, que hasta el momento no tienen un favorito.

Costa Rica, por primera vez en una encrucijada entre izquierda y derecha, vota este domingo para elegir presidente en los comicios más inciertos de su historia, con cuatro candidatos con opciones de triunfo.

"Vamos por el cambio" y "no al comunismo", se oye entre los electores que acuden a los centros de votación ondeando banderitas o vestidos con los colores de sus partidos.

Unos 3,1 millones de costarricenses están llamados a esta jornada que transcurre con normalidad y en ambiente de fiesta para elegir entre trece candidatos al sustituto de Laura Chinchilla, primera mujer en el poder en ese país centroamericano, y a un Congreso de 57 diputados.

Johny Araya, alcalde capitalino por más de dos décadas, aspira a lograr para el Partido Liberación Nacional (PLN), agrupación socialdemócrata que viró a la derecha, el tercer periodo consecutivo.

"Representamos el camino seguro para esta democracia frente a experimentos comunistas", clamó el oficialista de 56 años, cuando acudió vestido de camisa verde -color del PLN- a votar a una en una escuela en el norte de la capital, rodeado por una masa de seguidores y periodistas.

Sus aspiraciones se ven seriamente amenazadas, según los sondeos, por el diputado y ecologista de 36 años José María Villalta de la agrupación Frente Amplio (FA), que por primera vez le da a la izquierda opción de triunfo en la conservadora Costa Rica.

"Vamos a hacer un cambio para rescatar a Costa Rica", proclamó el izquierdista, tras depositar su voto en una escuela al este de San José, seguido de una multitud que coreaba: Villalta, amigo, el pueblo está contigo".

Araya dijo estar seguro de ganar en primera ronda, pero Villalta, quien empezó la jornada trotando por su barrio y comprando el pan para desayunar en familia, se mostró confiado en contar con el apoyo popular para "dar la sorpresa".

A ambos les siguen de cerca el historiador Luis Guillermo Solís, de 55 años, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro), y el empresario Otto Guevara (53), del Movimiento Libertario (ML, derecha).

Los principales aspirantes a la Presidencia acudieron a misa en la Catedral, salvo Villalta, que dijo no ser practicante.

"No es posible asegurar nada con certeza", advirtió el sociólogo Manuel Rojas, para quien lo más probable es una segunda ronda el 6 de abril, dada la atomización de las preferencias que hace muy difícil que alguno alcance el mínimo del 40 % de los votos para ganar este domingo.

Corrupción y comunismo

Considerado su gobierno el más impopular de los últimos 20 años, Chinchilla deja al país con un déficit fiscal de 5,4 %, una deuda pública de 50 % del Producto Interno Bruto (PIB) y el nada honroso primer lugar en América Latina en crecimiento de la desigualdad en 2013.

Sin mucho éxito, Araya trató de distanciarse de las críticas contra el gobierno de Chinchilla, envuelto en escándalos de corrupción, reconociendo errores y prometiendo reactivar la economía y reducir la pobreza, estancada en el 20 % desde hace dos décadas.

"El PLN va a recuperar sus raíces socialdemócratas, su vocación social", declaró Araya, confiado en un voto "duro" liberacionista.

Villalta, que subió como la espuma encarnando un voto "protesta", promete lucha anticorrupción y un desarrollo con equidad social, tras fustigar las políticas neoliberales aplicadas en los últimos 30 años, sobre todo por el PLN.

En esa polarización, ya en la recta final, Solís experimentó un ascenso como una opción de centro, lo cual ha hecho impredecibles los resultados.

"Cualquiera que gane encabezará un gobierno débil. Deberá adquirir mayor legitimidad política en la acción. No podrá gobernar solo con su partido, como ha sido la tónica precedente", comentó Rojas.

Al próximo presidente, que asumirá el 8 de mayo, le tocará un Congreso variopinto y mayoritariamente de oposición, por lo que "necesitará un talante negociador", agregó.

El tribunal electoral prevé dar los primeros resultados dos horas después de cerradas las urnas, pero si los dos candidatos más votados tienen una diferencia menor al 2 % se realizará un conteo voto a voto.

Unos 3.500 policías, en un país sin ejército, resguardan la jornada en unos comicios en los por primera vez se da el voto en el exterior.

AFP

 

Costa Rica elecciones