135281

Alegando presencia paramilitar, Maduro militarizó Tachirá

América - Febrero 21 de 2014, 6:44 am
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: AFP.

Según el presidente Nicolás Maduro, paramilitares provenientes de Colombia buscan generar el caos en el vecino país.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro,  ordenó enviar un batallón de paracaidistas a San Cristóbal, Tachirá, cuna de las protestas estudiantiles que se extienden por el país, mientras que amenazó a la cadena estadounidense CNN con bloquear su difusión.
 
Comercios cerrados y numerosas calles cortadas se observaron este jueves en la occidental San Cristóbal, capital del estado fronterizo con Colombia de Táchira, y en la que chocan casi a diario manifestantes y fuerzas de seguridad.
 
"Se ha ordenado la movilización de un batallón de paracaidistas" para reforzar los accesos a San Cristóbal porque se ha detectado "personal colombiano que viene a cumplir misiones de paramilitares", dijo el ministro del Interior, Miguel Rodríguez Torres.
 
En San Cristóbal iniciaron el 4 de febrero las protestas estudiantiles en reclamo por la inseguridad, y de allí se extendieron a todo el país y tomaron aristas violentas. La violencia en las manifestaciones ha dejado al menos cuatro muertos y muchas decenas de heridos.
 
El presidente Maduro, en mensaje por radio y televisión, acusó a la cadena CNN de querer hacer ver que en el país hay una "guerra civil" y amenazó con bloquear su difusión.
 
"Yo le pedí  a la ministra (de Comunicación, Delcy Rodríguez) que notifique a CNN que ha empezado el proceso administrativo para sacarlos de Venezuela si no rectifican. Se va CNN de Venezuela. Ya basta de propaganda de guerra", dijo Maduro.
 
La semana pasada el gobierno venezolano hizo retirar de las parrillas de las cableras el canal de noticias NTN24, al cual imputó de tratar de generar "zozobra" en la población, cuando transmitía disturbios tras una marcha de estudiantes y opositores.
 
El chavismo denuncia que estas protestas son un intento de golpe de Estado, del cual ha responsabilizado a lo que define como derecha fascista, sectores conservadores de Estados Unidos y al expresidente colombiano Alvaro Uribe, quien durante sus mandatos mantuvo pésimas
relaciones con el fallecido líder Hugo Chávez.
 
Tardes de flores, noches de balas
 
En el exclusivo distrito de Las Mercedes, sede de embajadas, condominios de lujo y centros comerciales, unos quinientos jóvenes se dieron cita el jueves y armados con flores blancas protestaron contra la violencia.
 
Por la noche grupos de manifestantes volvieron a ocupar las calles del este de Caracas, para incendiar desperdicios y neumáticos, antes de dispersarse sin mayores incidentes, en un dramático giro frente a los desbordes de noches anteriores.
 
"No vamos a arremeter contra la policía como los otros días. No queremos más violencia. No queremos más muertos, la idea no es destrozar la ciudad", dijo a la AFP José Gómez, un estudiante de derecho de 23 años, parado junto a una de las fogatas de los manifestante cerca de
Plaza Francia donde se habían congregado unos 400 jóvenes.
 
Caracas, San Cristóbal y Valencia han sido escenario diario de manifestaciones estudiantiles que al caer la noche derivan en enfrentamientos entre grupos radicales y policía, además de intervenciones de individuos armados que son señalados por la oposición como simpatizantes del oficialismo.
 
En las protestas "hay muchos grupos armados que parecen no pertenecer a los cuerpos de seguridad del Estado. Yo no entiendo por qué esos grupos armados están actuando de manera libre, impunemente", dijo el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa.
 
El sábado, frente a denuncias de acciones atribuidas a grupos armados oficialistas, Maduro había advertido: "No acepto grupos violentos en el campo del chavismo y la revolución, quien quiera tener armas para combatir con armas, que se vaya del chavismo".
 
Reporteros de la AFP fueron testigos la noche del miércoles al jueves en los sectores de Palos Grandes y La Castellana del desplazamiento, en actitud intimidatoria, de columnas sin identificación encabezadas por un par de pickups cargadas de individuos con megáfonos, escoltados
por una docena o más de motociclistas.
 
AFP
Maduro cuchillo san cristobal comerciales