Según el organismo, las denuncias contra empleados, sus agencias y entidades que trabajan con ella aumentaron en 2018, mientras que las acusaciones contra "cascos azules" disminuyeron.