Su reacción se da luego de que el Gobierno de La Habana, a través de su canciller, dijera que se apegará a los acuerdos de diálogo entre el Gobierno de Colombia y el ELN.