Noticias

Hazañas Maestras

Hazañas Maestras: Adriana y las mujeres que trabajan con palma de seje en Córdoba

Adriana Martínez es la vocera de las artesanas del corregimiento de El Cedro en Ayapel, Córdoba. Un grupo de mujeres laboriosas que salvaron a toda una comunidad del hambre y el olvido.

26 Feb 2020 10:37Por: canalrcn.com

La Ciénaga de Ayapel es el territorio sagrado que defendió con su sangre el cacique Yape. Su lucha por el territorio sigue viva en las manos de hombres y mujeres que sangran sus heridas.

Adriana y varias mujeres del corregimiento son un ejemplo de lucha y superación.  Involucraron a toda la familia en la elaboración de hermosas artesanías que le dan el sustento a más de la mitad del pueblo.

Un grupo de jóvenes aprende a tejer y a ganarse la vida en la casa de Adriana, una de las pioneras de las artesanías con la palma de seje.

“Tenemos bastante ayuda y ayudamos a vecinos, familiares, amigos. Esto se ha significado mucho, una bendición tan grande que Dios nos ha dado”, aseguró Adriana.

Vea también: Hazañas Maestras: Leafar Arrieta, el profe que enseña danza para alejar a jóvenes de las drogas

El seje fue salvación cuando a la pesca le empezó a ir mal, la minería se acabó y el hambre se hizo presente.

Adriana moldea las varillas de hierro, teje y enseña. Lámparas, jarrones centros de mesa, papeleras y demás accesorios surgen de una palma y unas manos laboriosas.

Pero como Adriana dice, su historia se cuenta mejor caminando en chancleta las polvorientas calles de El Cedro. Cualquier esquina cuenta por si sola el milagro del Seje. En cada casa hay un testimonio que lo confirma y una belleza que mostrar.

Artesanías con seje

Todo un pueblo se congrega alrededor de la palma de seje, se ganan la vida por ella de una forma y otra, incluso unos se adentrar a buscarla y cortarla.

Le puede interesar: Hazañas Maestras: el profe Salomón Urrutia enseña matemáticas cantando

Otros, inauguraron por ella los puestos de soldadura que se necesitan para moldear las varillas. Y también hay quienes simplemente se la gozan por vivir de ella.  

Adriana no quiere llevarse sola el crédito y su humildad hace más grande su hazaña, hecha a mano, con amor de madre, belleza de mujer, coloreada de esperanza y con sabor a porro sabanero.

Katriz Castellanos - NoticiasRCN.com