138741

Después de 12 años, las Cuevas de Altamira abren sus puertas

Cultura - Febrero 27 de 2014, 10:57 am
La gran sala de bisontes fue pintada hace al menos 14.000 años. Foto: oficial

Cinco personas elegidas al azar visitaron las cuevas, consideradas la Capilla Sixtina del arte rupestre.

Equipados con monos blancos, gorros, máscaras y calzas especiales, cinco visitantes elegidos al azar entraron en las entrañas de las prehistóricas Cuevas de Altamira (España), cerrada al público desde hace doce años para preservar sus célebres pinturas rupestres.
 
"La cueva original tiene una sensación mucho más fuerte que entrar en la nueva cueva" aunque "las pinturas son muy parecidas", explica Carolina Pardo, una estudiante de Derecho procedente del sur de España, al salir sonriente de la cueva tras esta primera visita experimental.
 
Era una de los cinco visitantes elegidos para ver el original de la conocida popularmente como Capilla Sixtina del arte rupestre, donde los turistas pueden desde hace años admirar sólo una réplica.
 
"¿La diferencia con la nueva cueva? Sobre todo es por la emoción del lugar", afirma uno de sus compañeros. "Para empezar, allí está oscuro, hay juego de luces, van entrando, van girando, le da misterio, y el saber que es el sitio original es una emoción que no se puede sustituir", agrega.
 
"Te pone la piel de gallina", lanzaba Andrea Vicente, otra exploradora, que decía encontrar la experiencia "muy emocionante"
 
Los cinco visitantes y sus dos acompañantes había entrado hacia mediodía cerrando tras de sí la pequeña verja de acceso verde.
 
Durante 37 minutos, respetando consignas muy precisas, recorriendo la galería subterránea, declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco, para descubrir sus pinturas rupestres policromas entre las más importantes de Europa.
 
La cueva de Altamira, descubierta en 1868 y que estuvo habitada entre hace 35.000 y 13.000 años, contiene unos de los mejores conjuntos pictóricos prehistóricos, a lo largo de más de 270 metros.
 
La parte más famosa es la gran sala de los bisontes, pintada hace al menos 14.000 años, donde se pueden ver bisontes rojos y amarillos, pero también caballos, ciervos, humanos con cabeza de animal y signos misteriosos.
 
Antes del cierre, por recomendación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, el sitio había sido prohibido al público una primera vez en 1977, antes de volver a abrir con un régimen de visitas limitadas en 1982.
 
Desde su cierre en septiembre de 2002, los visitantes tuvieron que conformarse con una réplica exacta de la cueva construida cerca. Desde hace diez años, sólo científicos han podido acceder a la cueva.
 
"¿Por qué soy el único con derecho a ver las obras de arte?", decía el conservador Gaël de Guichen. "Yo lo hago por el público. Cuando no logras conservar y difundir al mismo tiempo, das la prioridad a la conservación", explica.
 
"Buscamos encontrar una solución en el caso de Altamira, hacer entrar a un cierto número de personas, como las cinco personas de esta mañana, y que ellos descubran una maravilla", afirma.
 
Pero sólo "si las pinturas de la cueva no nos demuestran que reaccionan negativamente". "Evidentemente si reaccionan negativamente, paramos de inmediato", añade.
 
El experimento, destinado a medir el impacto de la presencia humana en el lugar, se repetirá cada semana hasta el mes de agosto. Un total de 192 personas habrá visitado entonces la cueva de Altamira y se podrá hacer el balance de la experiencia.
 
Situada en la localidad cántabra de Santillana del Mar, la cueva había sido cerrada al público tras el descubrimiento de microorganismos que deterioraban sus pinturas prehistóricas policromas.
 
En enero, la fundación que gestiona el lugar había decidido esta reapertura a título experimental.
 
Antes de entrar en la cueva, los visitantes fueron informados de las reglas que debían respetar, como la prohibición de tocar la roca y de hacer fotos.
 
Durante estas visitas se efectuarán controles de "la temperatura del aire y de la roca, de la humedad del aire, de la contaminación microbiológica, de las aguas de infiltración, de la cantidad de CO2", entre otros parámetros, explicó el ministerio de Cultura.
 
AFP
cuevas altamira españa rupestre vaticano capilla sixtina visitantes sorteo