Noticias

Bogotá

Joven que vive en la calle tras perder su empleo defendió un CAI de actos vandálicos

Tras la noche de violencia, el ahora habitante de calle se encerró junto a un perro en las ruinas del CAI Berna para evitar que vándalos acabaran con el lugar.

16 Sep 2020 6:54Por: Noticias.canalrcn.com

En Ciudad Berna, sur de Bogotá, un joven y un perro guardián custodiaron durante dos noches las ruinas del CAI que los vándalos pretendían terminar de destruir.

Vea también: Con piedras, patadas y navajas, multitud atacó a dos policías en Venecia

Los protagonistas de la historia son Brayan, un joven de 22 años que, desde hace un mes es habitante de calle, y Negro, un perro criollo que lleva tres años acompañando a los policías.

Tras la noche de violencia que arrasó el CAI, ambos se encerraron en las ruinas del puesto de Policía para evitar que los vándalos acabaran con lo que había quedado.

“Me quedé acá cuidando para no dejar entrar a nadie. Escasamente dejé entrar a dos muchachas porque necesitaban entrar al baño”, relató Brayan Salamanca.

Lo hizo porque sabe lo que significa necesitar un policía en un momento difícil. “Yo he convulsionado y a mí me han ayudado en esos momentos de angustia, ellos me han ofrecido la mano”.

Y es que si alguien tenía razones para actuar con rabia esa noche de desórdenes era Brayan. Terminó en la calle porque lo echaron del trabajo por sufrir de epilepsia y aun así no lanzó una sola piedra, prefirió exponer primero su integridad y luego sus argumentos.

Relata que lo cuestionaron y hasta recibió insultos. “Que cuánto me habían dado, que por qué estaba ahí metido de sapo. Yo les dije: yo no estoy acá porque ellos me paguen ni nada, lo hago es porque me nace de corazón, y seguía la ignorancia que tenían y seguían tratando de meterse aquí”.

Le puede interesar: Vivienda fue impactada al menos por once balas perdidas en el norte de Bogotá

Pero no se conformó con cuidar unas horas el CAI, también lo pintó, recogió los escombros y con la esperanza de que el futuro sea distinto para él y los demás jóvenes de Colombia, mantuvo su vela encendida. Y con el regreso de los policías al CAI Berna, Negro, su fiel compañero, también volvió a sentirse querido y seguro.

NoticiasRCN.com