Noticias

Bogotá
Bogotá, una noche de pánico, rumores y desvelo ciudadano

Bogotá, una noche de pánico, rumores y desvelo ciudadano

La ciudad despertó poco a poco en medio de la incertidumbre a la espera de los partes oficiales. En una noche por primera vez vivida para muchas generaciones. 

23 Nov 2019 8:43Por: canalrcn.com

Bogotá vivió este viernes una jornada de caos por una ola de violencia y de saqueos en el sur de la ciudad que terminó con el decreto de toque de queda y con cacerolazos en varias zonas en contra de la política económica y social del Gobierno del presidente Iván Duque y en rechazo a los actos vándalicos.

Desde temprano comenzaron los desmanes en localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, donde encapuchados bloquearon las principales estaciones de transporte público y atacaron con piedras y otros objetos a los policías que los repelieron con gases lacrimógenos.

Frente a esta situación el alcalde, Enrique Peñalosa, decretó un inédito toque de queda en todo Bogotá para tratar de restaurar el orden público, vigente desde las 09:00 p.m de este sábado.

Antes de esto, la Policía dispersó con gases lacrimógenos en la Plaza de Bolívar un nuevo cacerolazo contra el Gobierno de Duque, justo cuando los manifestantes habían comenzado su protesta.

Caos en el sur de Bogotá

El sur de la ciudad fue la zona más afectada por la ola de violencia y por los saqueos a los comercios, especialmente el barrio de Patio Bonito, que vivió horas de tensión por los enfrentamientos entre policías y vándalos.

Una de las escenas más impactantes ocurrió en el barrio de Meissen, donde un puñado de encapuchados robó un autobús del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) que luego utilizaron para derribar la puerta de un supermercado y enseguida saquearlo.

En respuesta, un grupo de ciudadanos increpó a los ladrones y obligó a algunos de ellos a devolver las mercaderías robadas.

Como respuesta, el alcalde Peñalosa aseguró que en la ciudad hay 4.000 soldados del Ejército apoyando a unos 20.000 policías en la vigilancia y mantenimiento del orden.

Toque de queda

El toque de queda comenzó a las 08:00 p.m. en Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar, y una hora después en el resto de la ciudad.

Una vez entró en vigor la medida, ciudadanos comenzaron a denunciar en las redes sociales que vándalos estarían tratando de ingresar a edificios residenciales de barrios como Madelena, Castilla, Villa Alsacia, Castilla, Suba y Kennedy para robar.

Ante esta situación, muchos ciudadanos se armaron con palos y objetos que tuvieran a mano para defenderse de quienes presuntamente intentaron llevarse sus cosas.

En algunas zonas también hubo enfrentamientos entre la Policía y encapuchados, como fue el caso de Patio Bonito donde la situación solo pudo ser controlada cuando llegaron a la zona dos tanquetas del Ejército.

Cacerolazos

Pese a que el cacerolazo de la Plaza de Bolívar se dispersó temprano, grupos de ciudadanos comenzaron a reunirse en varias zonas de Bogotá para manifestar su inconformidad con el Gobierno de Duque y contra los actos vándalicos.

El parque de los Hippies, en Chapinero, fue uno de los puntos de concentración de los manifestantes, que pese al toque de queda decidieron hacer sonar sus cacerolas.

El golpeteo de las cacerolas llegó por segundo día consecutivo hasta el norte de la capital, donde una multitud se hizo sentir enfrente del condominio donde tiene su residencia particular el mandatario.

La escena se replicó en otras ciudades como Medellín, Cali y Cartagena de Indias, donde miles de personas salieron a la calle a reclamar mejores políticas al Gobierno de Duque.

Pánico, rumores y desvelo ciudadano

Vecinos de diferentes sectores de Bogotá formaron este viernes por la noche grupos para proteger en conjuntos y edificios para evitar ser víctimas de saqueos como los ocurridos a lo largo del día en barrios del sur de la capital colombiana.

"Aquí estamos como cien personas haciendo vigilancia porque son cuatro las torres del conjunto", dijo Mario Riveros, habitante de un conjunto de apartamentos en el barrio de Mazurén.

Estas medidas fueron tomadas después de que comenzaran a circular en redes sociales noticias de intentos de saqueo en viviendas de barrios como Castilla, Modelia, Salitre, Villa Cristina, Casablanca y La Campiña, en las zonas oeste y norte de la ciudad.

Por esa razón, en edificios de esos barrios y de otros como Colina Campestre, Cedritos y Orquídeas, los habitantes organizaron esta noche turnos de guardia junto con los vigilantes habituales de las unidades residenciales pues temían que la situación se agravase durante la madrugada.

En algunos barrios, vecinos dijeron haber escuchado disparos y en otros se activaron las sirenas de emergencia para cuando haya movimientos sospechosos.

Muchas personas relataron en las redes sociales que han intentado pedir ayuda a la Policía pero la línea 123 de atención al ciudadano está colapsada, aunque un helicóptero de la institución sobrevoló constantemente la ciudad.

Fin del toque de queda

Al finalizar el toque de queda, los ciudadanos de la capital salieron nuevamente a continuar con sus actividades cotidianas. No obstante, el servicio de transporte se reestableció paulatinamente. Los buses pasaban con poca regularidad y con bastantes usuarios en su interior. 

La ciudad despertó poco a poco en medio de la incertidumbre y a la espera de los partes oficiales.

Una noche de pánico por primera vez vivida para muchas generaciones en la capital colombiana.

NoticiasRCN.com - Agencias 

Te puede interesar