El estudio destaca el papel que desempeñan las impresoras 3D de alta velocidad para crear implantes que imitan las estructuras del sistema nervioso.

El aparato, bautizado como WAND, monitoriza la actividad eléctrica del cerebro y genera una corriente para estimular determinadas zonas de ese órgano si detecta anomalías.