121991

Bienestar

La mala educación tiene un alto costo para América Latina

Educación - Enero 29 de 2014, 5:13 pm
Las escuelas deben contar con un número suficiente de buenos profesores. Foto: AFP

La Unesco señaló que la crisis mundial de aprendizaje cuesta 129.000 millones de dólares.

Unos 250 millones de niños en el mundo no adquieren los conocimientos básicos en sus escuelas, un problema del que no escapa América Latina y que supone un alto costo para la región, según un informe difundido por la Unesco.
 
"La crisis mundial del aprendizaje" ha hecho que, en los países pobres uno de cada cuatro niños no sea capaz de leer una oración completa, dijo la Unesco en su reporte de seguimiento de la iniciativa Educación para Todos en el Mundo 2013.
 
Estas dificultades lectoras afectan a alrededor de 175 millones de niños y se acentúa entre las niñas, subrayó la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).
 
En América Latina, el nivel de aprovechamiento escolar es superior al de otras regiones, pero existen cifras muy desiguales entre los países.
 
En términos globales, alrededor del 10% de los niños latinoamericanos en edad de escolarización primaria no está adquiriendo las competencias básicas en lectura, pero su proporción oscila entre el 4% de México, el 25% de Guatemala y se eleva hasta el 40% en Nicaragua, alerta la Unesco.
 
En matemáticas, aproximadamente tres de cada 10 niños de la región no están adquiriendo los conocimientos básicos.
 
"¿De qué sirve la educación si los niños, después de años escolarizados, acaban sus estudios sin las competencias que necesitan?", se pregunta la directora del informe, Pauline Rose.
 
Alto costo vs. ganancias
 
Estas deficiencias educativas tienen un desgaste económico para los países. La Unesco estima que el costo de que 250 millones de niños en todo el mundo no estén adquiriendo los conocimientos básicos genera unas pérdidas anuales de 129.000 millones de dólares a los Gobiernos.
 
En cambio, promover una educación de calidad "puede ofrecer una enorme recompensa económica y redundar en un aumento del producto interno bruto de un país de un 23% a lo largo de 40 años".
 
La Unesco ejemplifica esa estimación con la situación de Guatemala en 2005, cuando los adultos estaban escolarizados en promedio 3,6 años y el nivel medio había aumentado sólo 2,3 años desde 1965.
 
"Si Guatemala hubiera alcanzado el promedio regional (de 3,6 años de 1965 a 7,5 de 2005), podría haber duplicado con creces su tasa de crecimiento económico medio anual entre 2005 y 2010", afirma el organismo.
 
La importancia del buen maestro
 
La Unesco recuerda también que para lograr una educación de calidad, los Gobiernos deben contar con un número suficiente de docentes a quienes deben "proporcionarles una formación pertinente, destinarlos a aquellas zonas en las que sean más necesarios y ofrecerles incentivos para que adquieran un compromiso a largo plazo con la enseñanza".
 
En la región latinoamericana, los docentes ganan en general un salario que les permite vivir por encima del umbral de pobreza, pero los sueldos no son mejores que los de quienes ejercen profesiones que requieren cualificaciones similares.
 
Entre 2007 y 2008, profesionales y técnicos con características similares ganaban un 43% más que los maestros de enseñanza preescolar y primaria en Brasil, y un 50% más en Perú.
 
Las desigualdades permanecen
 
Asimismo, en América Latina "los niños procedentes de entornos desfavorecidos quedan en un nivel muy inferior con respecto a los niños de medios más acomodados", alerta la
Unesco al advertir que buena parte no acaba sus estudios.
 
En El Salvador, por ejemplo, el 84% de los niños de los hogares más acomodados finalizan la enseñanza primaria y dominan las competencias básicas, frente al 42% de los provenientes de los hogares más pobres, una diferencia que en Guatemala es de un 75% frente a un 25%.
 
La iniciativa Educación para Todos fue un compromiso de 164 Gobiernos realizado en el Foro Mundial de Dakar-2000 para garantizar la educación básica de calidad a todos los niños, jóvenes y adultos en el mundo.
 
"Aunque con avances, la mayoría de los objetivos tienen probabilidades de no alcanzarse para 2015" en América Latina y el Caribe, auguró la Unesco.
 
AFP
educacion Unesco niños maestros inversión matemáticas facultades competencias