Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 1.100 millones de personas corren el riesgo de sufrir pérdida auditiva a causa "de una exposición prolongada y excesiva a sonidos fuertes".