El sarampión, una enfermedad altamente contagiosa causó en 2017 la muerte de 110.000 personas, decesos que podrían haberse evitado con la vacuna.