El estudio destaca el papel que desempeñan las impresoras 3D de alta velocidad para crear implantes que imitan las estructuras del sistema nervioso.