Las grabaciones fueron facilitadas a la televisión belga en lengua neerlandesa por uno de los expertos que Google había contratado en ese país para escuchar segmentos de las conversaciones.