Para construir la inteligencia artificial para ver los TAC, se necesita un enorme sistema informático a escala de Google y un novedoso concepto de ingeniería.

Para la investigación fueron utilizados instrumentos que usualmente se usan para estudios de la atmósfera, que permitieran analizar los componentes químicos del aire, su origen y dónde se acumulan.

El deterioro alcanza niveles inéditos en la historia humana y la vida sobre la Tierra tal y como la conocemos se acerca peligrosamente a un punto de inflexión, dice la argentina Sandra Díaz, copresidenta del estudio.