El nuevo instrumento, destinado a buscar planetas como la Tierra en el sistema estelar más cercano, funciona en las instalaciones del VLT (Very Large Telescope) situado en el Observatorio Europeo Austral (ESO) de Chile.