En la carrera 50 de Bogotá, muy cerca al búnker de la Fiscalía, se formó un hueco en la calzada por lo que un poste y el semáforo quedaron hundidos.