Dos hermanos de 6 y 9 años terminaron su jornada escolar y nadie fue a recogerlos. Cuando las directivas del colegio se comunicaron con su mamá, les dio una increíble explicación.