La tensa situación política podría incidir en que no se logre el crecimiento económico que espera el Gobierno y una posible baja en las calificadoras internacionales de riesgo.