McCarrick, un sacerdote que fue nombrado obispo y arzobispo en la archidiócesis de Nueva York antes de ir a Washington en 2001, era uno de los cardinales con más proyección internacional.