Los chalecos amarillos han puesto en aprietos al gobierno francés que se ha visto obligado a echar para atrás iniciativas que generan descontento en la población.

El hecho se registró durante enfrentamiento con las autoridades cuando un grupo trataba de forzar las rejas de seguridad de la Asamblea Nacional.