Los tres países comenzaron negociaciones con Reino Unido desde agosto del año pasado para no perder los beneficios arancelarios una vez que se dé el Brexit.