Estudiantes y docentes de ingeniería civil de la Universidad del Norte a partir de cáscaras de huevo crearon una mezcla de cemento amigable con el medio ambiente.