Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que deja más de 500 muertos y casi 1.000 detenidos desde el estallido social del 18 de abril pasado, según organismos humanitarios.