A punto de quebrar, la librería histórica Lello de Porto, que habría inspirado a J.K Rowling para escribir Harry Potter, se salvó al hacer pagar la entrada a los turistas, entre ellos los fans del pequeño brujo inglés.